Rafael Yoga y columna

El dolor de espalda es una afección común, que sufre el 80% de los hombres y las mujeres durante su vida. Se presenta con mayor frecuencia entre los 30 a 50 años, por la deshidratación de los discos intervertebrales y la falta de elasticidad en músculos y tendones.

El dolor se presenta por la disminución del ejercicio físico y el sedentarismo. También en estas edades las personas suelen aumentar de peso por dietas deficientes, consumo de azúcar, alcohol, grasas saturadas y grasas trans. La combinación de sedentarismo y carga muscular dará como resultado la pérdida de las cualidades de fuerza y flexibilidad muscular. Dichos factores, más la falta de educación postural y la tensión nerviosa, incrementarán la incidencia del dolor de espalda.

El dolor de espalda puede ser intensificado por múltiples factores, desde la forma de caminar, de ponerse de pie, el uso de los tacones en las damas, que causan un desajuste en la cadena muscular con reflejo en las vértebras lumbares; hasta algo tan sencillo como la posición de tu cabeza en relación con el resto del cuerpo, que puede desbalancear las vértebras cervicales y, por ende, ocasionar las molestias en el cuello y espalda alta. En ambos casos, la causa se encuentra en sitios remotos en relación a la columna vertebral. (…)

La mala postura podría ser la primera causa del dolor de espalda, por lo que se deberá promover la educación postural, que es muy pobre en nuestra cultura, por ejemplo en la forma de caminar, sentarse, estar de pie, manejar vehículos, usar herramientas con brazos largos, etc. Las posiciones para dormir y los patrones de movimiento son otra causa. Es evidente que una nutrición pobre predispone a una postura deficiente. Por lo que la nutrición es determinante en el buen funcionamiento de los huesos, ligamentos, cartílagos y tejidos estructurales de soporte. (…)

La conciencia corporal se puede adquirir a partir de una educación formal en el área deportiva, danza, artes marciales, método feldenkrais, yoga, gimnasia, etcétera. Estas disciplinas fortalecen la propiocepción (*) y ayudan a evitar lesiones mayores en la espalda.

Las posiciones de yoga actúan en la estructura músculo-esquelética, favoreciendo la función poliarticular de la columna vertebral.

Para la corrección postural propongo movimientos gimnásticos, estiramientos musculares, natación y posturas de yoga o ásana.

Los estiramientos musculares son parte de los mejores ejercicios correctivos, su repetición cotidiana ejerce un rejuvenecimiento en varios tejidos de sostén: fibras musculares, tejido aponeurótico o fascia, tendones, ligamentos y tejido óseo.

columna vertebral1

 

EFECTOS DE LOS ESTIRAMIENTOS

SOBRE LA RESPIRACIÓN

Los músculos más importantes en la respiración, además de diafragma y los intercostales, son los del abdomen, por lo que los ejercicios de estiramiento de abdomen, espalda, hombros, cuello y caderas, tienden a mejorar la respiración.

SOBRE LA CIRCULACIÓN
La respiración profunda, el bombeo cardíaco y los estiramientos, mejoran la circulación sanguínea y linfática. Si un músculo está rígido, presenta menos circulación y, por ende, mayor concentración de sustancias de deshecho, si un músculo es estirado mejora su circulación y, por tanto, su nutrición.

SOBRE LA PERCEPCIÓN
Los estiramientos mejoran la percepción corporal, inicialmente al realizarlos se reconocen músculos y partes del cuerpo que antes no eran tan evidentes, además la transmisión motora y sensitiva fluye con mayor facilidad a todas las masas musculares.

SOBRE LAS MASAS MUSCULARES Y ESTRUCTURAS DE MOVIMIENTO:
El estiramiento muscular es una de las formas para incrementar la elasticidad, su práctica constante protege el armazón óseo, articulaciones y elementos activos como músculos, tendones y otros tejidos blandos.
Tanto la respiración como el movimiento de masas musculares serán los factores más utilizados para la corrección de dolores, desviaciones y otras afectaciones de la columna vertebral.

Todos los movimientos del cuerpo humano proceden a partir de la columna vertebral, biomecánica y neuronalmente. Una vez expuesta la relación entre el sistema nervioso y la estructura de las conexiones nerviosas cercanas a la columna vertebral, es fácil darnos cuenta de que el cuidado de ésta es un factor definitivo en la salud física y psíquica de las personas.

Los ejercicios corporales, en general, activan las ramificaciones nerviosas y, los estiramientos musculares, permiten el ajuste saludable. En dichas conexiones queda libre el flujo de las cargas bioeléctricas, con el respectivo bienestar corporal y emocional.

El estiramiento del tronco a partir de la espalda, hacia diferentes lados del cuerpo, es decir, al frente, atrás, derecha e izquierda, ejercen tracción entre los espacios intervertebrales, lo cual produce una rehidratación de los discos, lo que produce una sensación de bienestar y ligereza debido a que las cargas biométricas que se ejercen en cada una de las vértebras quedan mejor distribuidas tanto en cada vértebra como en la columna vertebral como unidad.

El trabajo corporal sobre el eje articulado de vértebras evita el molesto dolor de espalda, conllevando a una vida más productiva y feliz. Los ejercicios de gimnasia psicofísica y de reeducación respiratoria son eficaces para la corrección postural y para el logro de una mayor conciencia corporal y de una mejor comunicación cuerpo-mente.

De acuerdo con Alexander, el buen uso de las funciones biomecánicas, desde la cabeza, en coordinación con cuello y con la columna vertebral, dan por resultado un funcionamiento sano y consciente de la espalda y por consiguiente, de todo el cuerpo.

 

YOGA PARA COLUMNA VERTEBRAL

columna vertebral

Yoga y Columna Vertebral Pg. 163 (Yoga para el Sacro)

La práctica de las posiciones de Yoga a través de los ejercicios de tracción, torsión, flexión, extensión e hiperextensión a partir de la columna, ayuda a conservar la elasticidad y curvatura correcta de la columna vertebral facilitando su función óptima.

Finalmente vemos que son varios los factores que nos llevan a tener una columna vertebral sana, entre ellos se destacan: la educación postural, la gimnasia, las posiciones de Yoga, el masaje y una nutrición adecuada.
A pesar de los avances tecnológicos, los niños, jóvenes y adultos pasan la mayor parte del tiempo sentados frente a una computadora, a una consola de juegos, a un televisor, y esto redunda en futuros problemas para la espalda y su salud general.

En el campo de la meditación como subtema de la ciencia Yoga, se propone la auto observación, al estilo de los budistas, sin juicio, sin proceso de análisis normal, solamente estar muy atento a tu propio cuerpo, a tus movimientos, lo cual viene a dar un margen de aprendizaje en la propiocepción, o sea, la imagen de tu cuerpo plasmado en la corteza cerebral. Misma que se aprende en este camino de movimientos raros, de respiraciones fuera de lo común y de una actitud muy distinta a la aprendida durante tu infancia.

El Yoga no necesita más publicidad que el bienestar otorgado al practicante: efectos anti-estrés, estiramientos musculares, equilibrio psico-emocional, mejor digestión, mejor metabolismo, mayor capacidad respiratoria, balance estructural, mejor biomecánica, o sea mayor facilidad de movimiento, sueño reparador, en síntesis, una mejor calidad de vida.

 (*) Propiocepción es la imagen corporal espacial, plasmada en la corteza cerebral sin necesidad de que te veas en un espejo.

Apartes tomados del libro:

Yoga y Columna Vertebral
Rafael Aranda
Solar Editores México 2014

Deja un comentario