Meditation

En nuestra sociedad actual, en la que el cuerpo físico es el principal punto de referencia, pensar en practicar yoga, es pensar en realizar ejercicios para el cuerpo, no obstante, el yoga con sus más de 5000 años, en su acepción más pura corresponde a una disciplina dedicada al control de la mente.

Como lo conocemos hoy, el yoga  es relativamente nuevo, las diferentes escuelas que admiten el cuerpo como un medio para alcanzar la consciencia suprema, tienen su origen en el Hatha Yoga, el cual aparece alrededor del siglo XVI, inspirado en la antiquísima corriente del Tantrismo que da valor a la experiencia de la percepción de los sentidos y al goce del mundo físico, que valora y cultiva el cuerpo como instrumento para la iluminación.

Entonces, ¿qué fue del Yoga durante los más de 3000 años que precedieron al Hatha Yoga? ¿cuáles fueron sus prácticas y la esencia de su pensamiento? En realidad, se sabe muy poco, ya que ese conocimiento permaneció en el ámbito exclusivo y hermético de los gurús y los chellas o discípulos.

El primer texto que recopila y sistematiza el yoga, es conocido como los Yoga Sutra, cuyo autor es un mítico yoghi llamado Patanjali, alrededor del siglo 2 AdC, en este texto se define al yoga simplemente como “la cesación de los torbellinos de la mente”. A partir de esta síntesis, todo lo demás es la diversidad de técnicas, diseñadas para el logro de la cesación de los torbellinos de la mente.

Esta esencial definición es la base de todas las tendencias del yoga y supera todos los intentos con los que las diferentes escuelas quieren delimitar un estilo particular. Ese yoga esencial y universal es conocido como el Raja Yoga, el yoga rey o yoga regio, el cual, opera esencialmente en el campo del dominio de la mente, mediante la concentración (Darhana) y la meditación (Dhyana), para la experiencia de la iluminación (Samadhi) que es el real propósito del yoga: unión de la consciencia individual, Atma, con la consciencia universal, Paramatma.

El Raja Yoga como disciplina, implica para el practicante un mayor compromiso hacia sí mismo, ya que va directo al objetivo: Ordenar y controlar su propia mente, ya que en el desorden mental, es que se halla el origen y la raíz de todo el sufrimiento humano.

Se entiende que aunque el Raja Yoga está implícito en la práctica de cualquier tipo de yoga, estos, serán una preparación para abordar la única misión que tiene el ser humano: Pensar con consciencia, lo cual sólo es posible si se logran calmar los torbellinos mentales, es decir los pensamientos inconscientes que aprisionan al ser humano y le hacen creer que es pobre e indefenso, vulnerable, solitario y en permanente amenaza.

Rajá literalmente significa el rey, el Raja Yoga es la disciplina que nos ofrece lo real, lo único que tiene valor: La Libertad, la cual es un estado de una mente liberada de la inconsciencia, una cualidad definida como Sat – Chit – Ananda, Ser – Consciencia – Bienaventuranza.