time_jumper-700x693

El mundo, es decir tú mundo, tal cual lo percibes es un conjunto de ideas, organizado como un sistema de pensamiento. Vivir en este sistema implica que crees en él y que con tu pensamiento contribuyes a su perpetuación.

Tu mente es un extraordinario instrumento cuya función  es crear por medio de tus pensamientos, esta capacidad es la más poderosa de entre todas las capacidades que posees, en realidad es la única ya que son tus pensamientos los que originan en todo momento el mundo que se te presenta, que ves y percibes.

Saber que el mundo es un conjunto de ideas, te otorga la libertad de aceptarlas o no, también te otorga el poder para sostener, modificar o más radicalmente, crear un mundo diferente, un nuevo sistema de pensamiento, el cual, por naturaleza reemplazará al viejo sistema. Pero…  ¿cuál es ese viejo sistema que muchos seres ya están comenzando a reemplazar y cuál es el que se está creando?

El Viejo sistema de Pensamiento

En el marco del viejo sistema, el mundo tiene como centro el cuerpo físico, es dominado por el natural instinto animal de sobrevivencia, donde la lucha por las provisiones y la transmisión de genes por el apareamiento son la dominante, esta concepción, se traslada al mundo humano como la obsesión de poseer dinero y todas las cosas que éste puede comprar, incluido el sexo, por supuesto el instintivo y básico del cuerpo físico.

¿Te sientes separado de los demás y en una franca lucha para lograr sobrevivir día a día en este mundo? Ese es el sentido de la separación que te fue inculcado en tu mente y que es acentuado por la diferenciación, la comparación, los contrastes, lo relativo… y permea todas tus actividades.

La separación y diferenciación, es causa de la lucha entre individuos y sociedades enteras en niveles de atrocidad inimaginables. La muerte, la escasez, la enfermedad, la infelicidad… Dominar y destruir a la naturaleza, escalar sobre las espaldas de los competidores, para simplemente acumular “cosas” y exhibirlas luego como símbolos de poder, estructuró un sistema de valores desquiciado de una sociedad que otorga reconocimiento a quienes en detrimento de la vida en sus diversas manifestaciones, acumulan beneficios en el orden físico, más allá de sus reales necesidades.  Y ¡vaya! Hacemos parte de este mundo desquiciado y nos causa estupor ver lo que sucede a nuestro alrededor, pero alguna vez te has preguntado de qué manera ¿estás contribuyendo a eso que sucede allá afuera?

Un factor que determina la auto-perpetuación  de este sistema, lo constituye la construcción lineal del tiempo, las mentes humanas están sujetas y condicionadas por todo tipo de experiencias del pasado, atrapadas en recuerdos casi siempre de orden negativo asociados a sentimientos de culpa, a la vez, una angustiosa necesidad de proyectarse hacia el futuro, siempre ansiando eternamente un mundo mejor que nunca llega. Este cuadro obstruye la conciencia y convierte al ser humano en un inconsciente creador de su infelicidad. La experiencia de vivir el presente, el ahora, el instante, el no-tiempo, queda  anulada bajo capas de ideas del pasado y del futuro, es decir por la ilusión que encarcela el poder creativo de la mente.

Construyendo un nuevo sistema de pensamiento

Para crear un nuevo sistema necesitamos superar el mundo de la forma, de otra manera, perpetuaremos el viejo sistema. La forma es el campo de las consecuencias, de los resultados, de los efectos. Esta es la distorsión fundamental, se ha dado valor a las consecuencias, a lo superficial, perdiéndose el contacto con la fuente de las ideas fundamentales.

Es una vía o la otra, no hay  concesiones, la unidad sólo es posible mediante una experiencia de Ser la Unidad, no es una promesa para el futuro, trascender el sistema caduco no es una teoría, es un hecho al alcance de todo ser humano y si el mundo creado como un sistema de ideas es uno con el que lo crea, entonces ese mundo nuevo que es simplemente una manera diferente de pensar, se traduce como una nueva experiencia dentro de un mundo nuevo.

Si la conciencia de unidad se traduce como experiencia, es imposible ver amenazas y enemigos externos, por supuesto no hay de qué defenderse ni a quien atacar, la riqueza, la salud, el bienestar son absolutos en la experiencia de unidad. El amor, la paz y la alegría surgen y se experimentan naturalmente.

Tienes la libertad de pensar si es sencillo o es complejo, si es difícil o fácil, si es posible o imposible, en ambos casos esa es tu verdad.

Deja un comentario