¿Sexo? Con Yoga es Mejor

tantra yoga sexualidad sagrada

La sexualidad en la cultura de occidente ha sido por siglos un tema incomprendido, relegado, prohibido, culposo, pecaminoso… No obstante, en otras culturas,* la sexualidad, como cualquier otra función natural, es aceptada en su contexto sin mojigaterías, tal el caso de la cultura taoísta en China o del tantrismo en la India, incluso ocupando un lugar en el ámbito de lo sagrado, como una vía hacia la iluminación espiritual.

Para acercarnos a un entendimiento de manera breve pero concisa de lo que significa esta perspectiva, es necesario enmarcarla dentro de un contexto cultural amplio, el cual parte de una idea fundamental: Todo es Sagrado. El Todo se manifiesta por completo en cada una de sus partes, por lo tanto la sexualidad nos muestra un modelo sagrado de la creación, por acción dinámica de la polaridad, la cópula de dos cuerpos es una analogía de la cópula sagrada que ocurre permanentemente en todas las expresiones de la naturaleza, al decir del taoísmo, entre el cielo y la tierra, entre la luz y la sombra, entre el fuego y el agua, de otra manera, sin esta acción, nada, en el campo de la forma orgánica sería posible, nada existiría.

Yoga significa unión, el objeto del yoga como experiencia es vivir con consciencia esa unión, entendiendo esta como la unificación de la polaridad inherente en cada ser humano, alcanzar esta consciencia de unidad, es la experiencia de la iluminación espiritual. Una de las escuelas del yoga, el Tantra Yoga, a diferencia de la gran mayoría de las doctrinas espirituales, asume y acepta la sexualidad como un medio para alcanzar esa unidad de lo Humano con lo el Ser, con el Todo o Espíritu Universal.

El sexo es una manifestación sagrada de la vida, no puede ser motivo de vergüenza, al contrario, en el yoga se acepta con naturalidad la profunda experiencia que nos ofrece. Esta aceptación sana, libre de prejuicios, ha inspirado a investigadores y científicos de occidente que intentan dar a una luz a una sociedad que ha reprimido y quebrantado su sexualidad, muchas técnicas han sido probadas para mejorar patologías como la eyaculación precoz, la impotencia o la frigidez, y en general los traumas que devienen más de una frágil e insegura psicología y menos de una deficiencia orgánica, como se cree habitualmente.

Tres claves del yoga para mejorar tu sexualidad.

 1. Respiración yoghi

En el sexo como en cualquier actividad que requiera toda tu atención, es fundamental respirar pausadamente, para eso debes utilizar toda la capacidad pulmonar que posee tu cuerpo, una respiración pausada está en sincronía con una mente atenta y con la tranquilidad y confianza que podemos experimentar en el campo emocional, por lo tanto, nuestras acciones son acertadas y seguras.

Técnica: Con la espalda erguida, exhala completamente, puedes continuar exhalando un poco más y notarás que el abdomen tiende a contraerse. Luego, al disponerte a la inhalación, deja que tu abdomen regrese y se dilate, pero controla su expansión, el aire entrará a la parte baja de tus pulmones sin esfuerzo, luego continúa la inhalación, llenando la parte media intercostal de los pulmones y termina llenando la parte alta clavicular, retener un breve instante. Esto es una inhalación completa.

Exhalar comenzando desde la parte clavicular alta, bajando levemente la parte superior del tórax y luego oprimiendo la región intercostal, terminar la exhalación contrayendo los músculos del abdomen para así expulsar la mayor cantidad de aire, retener un instante y luego volver a inhalar.

Realiza este ejercicio inicialmente cada hora del día, convierte en un hábito esta respiración y notarás cambios excepcionales en tu organismo y en tu actitud.

2. Vajroli Mudra Asana

Postura que estimula la irrigación de la zona genital.

 

vajroli1 (1)vajroli (1)

Técnica: Cuerpo recostado, flexionar piernas y luego estirarlas hacia arriba, mantener uno a dos minutos, luego deshacer, descansar y repetir nuevamente, de tres a 5 veces. Esta postura además fortalece músculos de las piernas y del abdomen. Mientras la ejecutas, respira con la técnica de respiración yoghi explicada arriba.

3. Mula Bhanda

Ejercicio dinámico para fortalecer la zona genital, excelente en los varones para evitar la eyaculación precoz y en las mujeres para fortalecer los músculos de la vagina.

Técnica: Sentado exhalar y mantenerse sin aire durante unos segundos, contraer con suavidad pero con energía los músculos de la región pubeo-coxígea, lo que implica contraer también los esfínteres de la uretra y del ano. Sostener y soltar suavemente al momento de inhalar. También se puede realizar este ejercicio o bhanda con aire en los pulmones. Repetir de tres a cinco veces, entre uno y otro realizar respiración yoghi. Es recomendable realizarlo varias veces al día y durante el coito, combinando con la respiración yoghi, aumentarás tu energía y el momento de la relación sexual, pasará de ser una urgencia sensorial a un momento de consciencia y placer profundo, no sólo físico sino emocional. Experiméntalo, y mejor si hay un acuerdo de pareja.

Una vez comiences a realizar estas tres claves, lo que llamas sexo ya no será lo mismo.

 

*La sexualidad en los pueblos precolombinos también fue objeto de culto sagrado, la imagen nos muestra un detalle del actual parque arqueológico de Saquenzipá en Villa de Leyva Colombia, lugar sagrado para la cultura Muisca o Chibcha, hoy conocido como “el infiernito”.

sexualidad muisca

 

 

 

Deja un comentario