Yoga – Equilibrio Puro

Si tu visión de la vida tiene como base la idea de que estás separado de todo cuanto aparece ante ti, en consecuencia el sentimiento que surge y se infiltra en todas tus experiencias está conectado con un miedo ancestral que se antepone bloquea y limita una sana relación con el mundo.

El vocablo yoga proviene de la raíz yuj -yug- el cual significa unión.

Dado que en síntesis, el yoga es un método, esa unión que convoca su significado, está referida al propósito mismo del método: Generar unión. El practicante de yoga se establece en una perspectiva diametralmente opuesta a la que tiene la mayoría de las personas, ya se piensa y experimenta a sí mismo y a todos los demás seres humanos, los animales, las plantas… y las infinitas cosas del universo, como parte de su propia naturaleza, como una extensión de sí mismo. El Yoghi realizado es Uno con la vida.

La  experiencia de unión en el practicante de yoga ocurre de manera natural, a partir de la trascendencia del corriente estado mental inconsciente que como un sueño incontrolado mantiene al ser humano separado e ignorante de su potencial interno. El yoghi perfora las capas de pensamiento acumuladas en el inconsciente, para establecerse en el silencio interno, que le abre las puertas a su espacio sagrado, a una identidad que trasciende la experiencia ordinaria.

A través de  la experiencia del yoga, la mente humana habitualmente reducida al intelecto, se expande y amplía su campo, comprendiendo su unidad con la fuente universal, aún sin separarse de su naturaleza y experiencia humana.

Cuando esto ocurre, hay una transformación integral de perspectiva, ya que no eres “algo” aparte del universo, eres el universo en sincronía con el eterno y permanente cambio. Entonces, el miedo es transformado en experiencia de unión, es decir en experiencia de amor, por su parte y en consecuencia, el cuerpo simplemente realiza un estado de completa salud.

Yoga es más que contorsionar tu cuerpo con raras posturas, es alcanzar un estado de identificación espiritual, aquí y ahora, en contacto con el mundo que te rodea, en unión con las personas, los animales y todas las cosas, que antes veías como separadas y con finalidades diferentes.

En principio, es una experiencia que puede ocurrir por momentos, como instantes o ráfagas de iluminación. Pero es en la persistencia, en la práctica asidua que el estado de iluminación se asentará como algo natural.

 

EL SISTEMA O ASHTANGA YOGA

Como sistema, el yoga está compuesto de 8 partes (Ashtanga Yoga), de las que las posturas (asanas), tan conocidas son una de ellas, veamos:

Yama: Cómo asumo mi relación en términos morales conmigo mismo y con los demás

Niyama: Cómo manejo mis pensamientos y comportamiento

Asana: Postura del cuerpo y diversas series a partir de 84 clásicas asanas

Pranayama: Respiración y un complejo conjunto de prácticas

Pratyahara: Actitud y conciencia de las sensaciones

Dharana: Concentración de la mente

Dhyana: Meditación

Samadhi: Iluminación, identificación con lo divino, con la fuente del universo.

Comúnmente conocidos como “los 8 pasos del yoga” o Ashtanga Yoga, son un sistema de prácticas que no constituyen “pasos” es decir no son consecutivos pues en esencia, en la experiencia del yoga o de unión, ocurren de manera holística, en el presente y en el ahora del yoghi.

Entonces, el “hacer” yoga deja de ser un ejercicio del cuerpo para adentrarnos en una experiencia total.

Deja un comentario