Yoga Placer Dolor y Experiencia

Hoy, quiero ampliar un punto que he mencionado en anteriores artículos, se trata de la experiencia. Ninguna definición por muy exacta que sea, puede superar la experiencia directa en el aprendizaje, por ejemplo, nada ni nadie te puede explicar el sabor del jugo de mandarina hasta que lo pruebas.

Si conoces ese sabor dulce y ácido a la vez, ya sabes a lo que me refiero ¿Ya lo pensaste y lo sentiste? Me está pasando a mí mientras escribo, ¡me encanta el jugo de mandarina! y ese recuerdo refrescante y delicioso ya hizo en este momento un impacto perceptible en mi campo emocional y mi cuerpo.

Si ya lo probaste, ¿Hace falta que alguien te explique con palabras el sabor del jugo de mandarina? …o la pregunta precisa es ¿Alguien podría explicar con exactitud a qué sabe el jugo de mandarina?

Ocurre con todo, con lo que nos gusta y con lo que no, guardamos estas experiencias en la memoria, buscamos y buscamos repetir experiencias agradables como comer algo que nos encanta, pero evitamos las dolorosas como ir al dentista.

Una vez que has experimentado una sesión de yoga en la que te has entregado mental y emocionalmente y has comprometido cada célula de tu cuerpo sin distraer tu propósito, sabes que eso, que no tiene palabras para explicarse, es único y es tuyo, además estás dispuesto y sin objeciones, a volver a repetir esa experiencia…

A mí me sucedió, yo no era muy consciente de lo que me estaba pasando cuando practicaba mi sesión de yoga, pero quería volver y volver… hasta que la acepté como parte integral de mi vida, tal como respirar o comer.

UN ENFOQUE SOBRE EL YOGA

En nuestros días, puedes encontrar mucha información que asocia al yoga con el ejercicio físico, de hecho la gran aceptación en occidente, se deriva de las evidencias médicas, que aceptan al yoga como una terapia física.

Después de haber probado todos los medicamentos, sin éxito en sus tratamientos, muchos alumnos han sido remitidos por sus médicos a tomar clases de yoga, he tenido muchos alumnos que llegaron como pacientes y que después de haberse curado físicamente, continuaron siendo fieles a su práctica de yoga.

La fortaleza de esta disciplina es que te ordena además en lo emocional y en lo mental, de hecho el yoga es en esencia una terapia mental que tiene incidencias beneficiosas en lo emocional y físico.

TRES EVIDENCIAS MÉDICAS

Evidencia 1
Un conocido estudio realizado por la División de Psiquiatría de la Universidad de Boston y publicado en 2010, demostró por primera vez que las posturas de yoga incrementan la producción del neurotransmisor GABA (ácido gama-aminobutyric), el cual tiene relación con la mejora del humor y la inhibición de la ansiedad, produciendo en la persona un sentimiento de tranquilidad y de bienestar por su efecto calmante de los impulsos nerviosos excitantes, una persona con suficientes niveles de GABA tendrá mejor poder de concentración.

Sin la cantidad suficiente de este neurotransmisor, la persona puede permanecer constantemente en estados de ansiedad y nerviosismo, con dolores de cabeza, depresión, irritabilidad, palpitaciones, etc. El GABA previene el insomnio y restablece el sueño reparador, sus propiedades calmantes también tienen un efecto benéfico en la presión sanguínea.

El GABA ayuda a rebajar el proceso de envejecimiento, ya que estimula la glándula pituitaria para producir la hormona del crecimiento, que con la edad, tiende a rebajar su producción, esta rebaja está directamente relacionada con el incremento de las arrugas de la piel y enfermedades degenerativas como la artritis.
Division of Psychiatry, Boston University School of Medicine, 85 East Newton Street, Boston, MA 02118, USA. 

Evidencia 2
Un creciente número de estudios sugiere que el yoga puede mejorar los índices de riesgo en adultos con diabetes tipo 2 incluyendo la tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina, así como la reducción de niveles en presión sanguínea alta.
Es útil para reducir la medicación requerida y puede prevenir las complicaciones cardiovasculares de este grupo de personas.
Además, el yoga puede reducir el daño producido por la oxidación, mejora los niveles de coagulación y funciones pulmonares.
University of Virginia Institute on Aging and the National Center for Complementary and Alternative Medicine 

Evidencia 3
El yoga es uno de los más ampliamente reconocidos complementos de la medicina alternativa por sus efectos positivos en salud psicológica y calidad de vida, para el tratamiento de pacientes con cáncer.
School and Graduate Institute of Physical Therapy, College of Medicine, National Taiwan University

Desde el punto de vista de occidente, y para la ciencia oficial, sólo existe aquello que es perceptible y comprobable físicamente, aunque en la realidad, el mundo físico, la naturaleza, desde una partícula, un árbol, un animal… hasta un planeta o una galaxia, es el reflejo de la inteligencia que está presente en todo, en el universo, término que expresa que hay unidad (… o yoga) en la infinitud diversa.

Siempre me gustó aquella frase de Saint Exupéry en El Principito: “Lo esencial es invisible a los ojos”

Mencioné que en esencia, el yoga es una terapia mental que utiliza la energía emocional y el cuerpo físico como medio. Las evidencias de mejoría en lo físico y emocional, solo reflejan de manera precisa un mejoramiento que ya ocurrió en el campo mental.

El Yoga no tiene edad.

Todos queremos serenidad y claridad mental, seguridad y fortaleza emocional, así como un cuerpo saludable y vital. Si tenemos deficiencia en alguno de estos aspectos, somos frágiles ante las situaciones que se nos presentan, la inseguridad emocional hace presa ante las amenazas y nuestro cuerpo tiende a debilitarse, enfermarse y eventualmente en caso extremo fallecer.

En casos menos extremos, podemos resistir un abatimiento por años, ver cómo las oportunidades se cierran, soportando una infelicidad constante que subyace en toda situación y sin esperanzas, sentir lentamente la extinción de la vitalidad del cuerpo.

Todo lo que tiene importancia real en nuestra vida, se presenta como experiencia, pero para que ésta tenga lugar, previamente es necesaria una apertura mental para aceptarla. No importa en qué situación de vida te encuentres, en tu interior sabes perfectamente que el yoga es un medio que te dará la respuesta.