¿Estás seguro de lo que deseas?

Paz

Por un momento piensa en lo que tú más deseas. ¿Tienes idea de lo que otras personas que conoces desean? Muy seguramente tu impresión es que cada una de esas personas tiene deseos particulares muy diferentes de los tuyos y de los deseos de los demás. Esto en apariencia parece verdad, pero no te olvides que las “apariencias engañan”.

Te sorprendería comprobar, que en esencia, todos deseamos sólo una cosa: Paz.

Aunque, como una aguja en un pajar, la paz parezca esconderse entre el cúmulo de deseos, eso es lo único que todos deseamos. Puede ser que tus deseos sean tener “salud, dinero y amor” como se dice popularmente, pero ¿qué hay detrás de esos deseos aparentes? Sólo quieres paz, esa es la única verdad.

Ahora bien, ¿dónde se encuentra la paz? Muchos dirán, que cuando tengan salud, dinero y amor la paz vendrá ¡por fin! ¿Por qué condicionar la paz a cosas que provienen de fuera, cuando la verdad es que la paz es inherente a tu naturaleza? En otras palabras no tienes que buscarla fuera de ti mismo.

El poder de disciplinas como el yoga o la meditación, es que te abren sin condiciones, la puerta por la que puedes acceder a la paz, por esa razón, la gran mayoría de las personas encuentra en el yoga más que una terapia física, un efectivo medio para conectar con la paz que reina en su interior.

Aunque en apariencia, el yoga sea reconocido por sus beneficios en el cuerpo físico, la raíz de su poder descansa en que es una herramienta que abre tu mente a un estado de plenitud, todo lo demás, se deriva de este hecho, el equilibrio emocional que te brinda la posibilidad de controlar el estrés y el bienestar general del cuerpo, son consecuencia de un estado de paz mental.

Todo es mental, nada sucede en el mundo de la forma sin antes realizarse en el campo del pensamiento. De ahí, que la salud emocional y corporal, no depende directamente de cosas externas, como se piensa corrientemente. Todo surge en la mente, por lo tanto, el pensamiento es lo más importante a tener en cuenta. En otras palabras, tener conciencia de lo que se piensa.

No obstante, un humano corriente no es consciente de sus pensamientos sino en una mínima porción, su actividad mental está condicionada mayormente por el pasado y el futuro.

¿Piensas lo que quieres? Pensar lo que se quiere es un estado de iluminación, ya que el pensar lo que se quiere, sólo puede suceder cuando se tiene conciencia del momento presente.

El poder del yoga es que trabaja en tu mente, la práctica te hace más consciente de tus motivaciones y de tu verdad: Eres Paz.

Cuando hay paz todo lo demás es coherente con esa paz. Es necesario invertir el orden, partir de la fuente que fluye en nuestro interior y no condicionar el acceso a la fuente con cosas que en apariencia necesitamos y debemos alcanzar antes, cuando en verdad ya lo tenemos todo.

Soledad? No estás solo, el amor anida en tu corazón
Tristeza? El estado de alegría es tu naturaleza
Pobreza? Tienes todo
Enfermedad? Tú tienes el poder de la salud
Ignorancia? El conocimiento siempre está a tu alcance

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.