“Aquel que es capaz de apartar sus sentidos de los objetos sensoriales, tal como una tortuga retrae sus extremidades dentro del caparazón, se mantiene firme en la sabiduría”
Bhagavad Gita.

Para Patanjalí, según expone en sus Yoga Sutras (1), Pratyahara corresponde al puente entre las primeras 4 partes del yoga llamados Bhairanga (externo), y el Antaranga (interno) corespondiente a las tres partes del yoga: Dharana o concentración, Dhyana o Meditación y Samhadi o Iluminación.

En Pratyahara, la mente es retraída hacia el interior, apartando la distracción que proviene del contacto de los 5 sentidos con el exterior. Tocar, escuchar, saborear, observar, oler, son canales directos que conectan sensaciones, muchas de ellas arraigadas en emociones y pasado inconsciente. La mente se ve atraída de manera irresistible al contacto con las sensaciones externas y se aferra ya al placer o incluso al sufrimiento de manera momentánea, hasta que nuevas sensaciones la llevan como una pluma atraída por las corrientes de vientos sin control.

Sin disciplina, una mente es desordenada, sin capacidad de concentración, es empujada hacia sensaciones e instintos que no siempre están alineados con una vida saludable, o un propósito de vida coherente que nos brinde plenitud. Al contrario, la vida se pasa de distracción en distracción, atendiendo «necesidades» superfluas y vanales, que tienen al cabo un impacto negativo profundo, en la vida de las personas.

Pratyahara es el entrenamiento, para la consciencia de los sentidos, para crear hábitos que fortalecen una vida centrada, balanceada y sana, hacia prácticas más profundas que dan un sentido de madurez espiritual.

Esa consciencia y manejo de los sentidos, está apoyada por la postura consciente o asana y el manejo de la respiración o pranayama, que son un medio para concentrar la atención y abstraerla de la ligera distracción exterior.

Cuando replegamos los sentidos, trayendo la mente hacia el interior, la luz de la consciencia se abre espacio en la mente, en lugar de caer aleatoriamente en las actividades de los órganos de percepción y acción. Mentalmente cesamos de movernos de manera inconsciente hacia adelante (o hacia atrás) en el tiempo y el espacio.

Todo funciona mejor y se estabiliza, cuando logramos relajación y concentración, y una práctica de replegar los sentidos romperá los patrones de estrés arraigados en la mente y se expresará como una mente liberada con bienestar emocional y salud física.

(1) El Ashtanga Yoga, o las 8 partes del Yoga, expuesto por Patanjali en sus Yoga Sutra, corresponde a: Yama, Niyama, Asana, Pranayama, Pratyahara, Dharana, Dhyana y Samhadhi.

 PRĀTYĀHARA – LA CONSCIENCIA DE LOS SENTIDOS

El taller de  PRATYĀHĀRA, tendrá un componente principalmente práctico, abordaremos técnicas que permitirán a los alumnos reconocer el proceso de establecer consciencia y manejar la percepción de los sentidos. Se llevará a cabo, en combinación con otras técnicas del hatha yoga como las āsana (posturas), bhandas (sellos), mudras (gestos), sat karma (limpiezas).

El taller  PRATYĀHĀRA – LA CONSCIENCIA DE LOS SENTIDOS, hace parte de la serie de talleres que conforman el Profesorado YogaNova.

El modelo de «enseñanza continua», permite que puedas iniciar en cualquier momento, ingresando de inmediato a nuestra plataforma virtual de estudios y luego participar en directo On-Line de con el taller que corresponda.

Los talleres son dinámicos, con contenido de práctico y teórico respaldados sobretodo con la experiencia de nuestros profesores internacionales.

El Profesorado YogaNova es un programa de formación certificado por Yoga Alliance.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.